A pesar de haberse creado a principios del siglo XX, hoy día está más de moda que nunca llevar una rutina de Pilates para mantener en forma mente y cuerpo, y los gimnasios panameños no están exentos de esta disciplina deportiva y medicinal para muchos.

Al desconocer sobre el fundamento del método de Pilates, muchos pensarán que es un “invento” más para sacar dinero entre tantas técnicas para hacer ejercicios, pero quien profundiza descubre que su creador Joseph Hubertus Pilates, lo ideó partiendo de la necesidad médica de obtener un cuerpo más firme y fuerte, usando sus conocimientos en gimnasia, traumatología y yoga.

Hoy día el Pilates es practicado en todo el mundo y gana más popularidad cuando famosos del cine, la música o el deporte lo practican como el mejor método para desarrollar los músculos internos, mantener el equilibrio corporal, dar firmeza a la columna vertebral, al mismo tiempo en que se alimenta la mente a través del autocontrol y la concentración.

 
 

¿En qué consiste el Pilates?

La primera lección de este ejercicio es conocer el centro de la fuerza o mansión del poder como también se conoce, esta zona del cuerpo responde a los músculos abdominales, la base de la espalda y los glúteos y a través de ellos se ejercita el resto del cuerpo para proveer su fortalecimiento.

La mayoría de los ejercicios se realizan mediante una serie de movimientos suaves y lentos y en algunos casos, con la ayuda de aparatos diseñados específicamente para esta disciplina. En todos y cada uno de estos movimientos controlados se intenta conseguir la mayor precisión posible a través del control de la respiración, la correcta alineación del cuerpo y, por supuesto, la concentración.

Para conseguir el centro de la fuerza, es necesario conocer y lograr el control, concentración, fluidez, precisión y  respiración. El objetivo principal del Pilates es reforzar la musculatura y aumentar el control, fuerza y flexibilidad del cuerpo, aunque logrando esto también las personan pierdan calorías, pues todo ejercicio físico genera un gasto energético y contribuye a mantener un peso equilibrado.

 
 

Practicando Pilates logro…

Mayores beneficios y más duraderos que incluso practicando aeróbicos, fitness, natación u otras disciplinas, pues con Pilates se fortalece más la musculatura, la mente y el cuerpo.

Fortalece la musculatura sin aumentar excesivamente el volumen muscular, en especial los músculos del abdomen y espalda. No solo fortalece el vientre muscular sino también los ligamentos y la flexibilidad de estos, por lo que en la rutina diaria notaremos más fuerza y agilidad.

Aumenta la flexibilidad articular lo que se traduce en una mejora de los movimientos y de las articulaciones, también repercute en la posibilidad de lesiones reduciéndolas drásticamente.

 
 

Corrige la postura, ayudando a la higiene postural y esto a su vez reduce los dolores de cuello, espalda y lumbares, no solo por la tonificación muscular del abdomen, glúteos y espalda sino también por la concienciación en aspectos como las posturas, la respiración o el equilibrio.

Con la edad y el sedentarismo, el cuerpo pierde libertad de movimiento. El Pilates aumenta su libertad y podrá hacer cosas que antes no era capaz, como jugar con un niño o correr tras un autobús, no porque estuvieran prohibidas si no porque su cuerpo no  lo permitía.

Evitar los dolores. El método Pilates desde sus orígenes vio la importancia de trabajar los músculos que normalmente no se trabajan, no solo los abdominales como en otro tipo de gimnasia, en el método Pilates trabajas los abdominales en la misma proporción que por ejemplo los oblicuos, el piramidal o el transverso del abdomen, este último al fin da más sensación estética a nuestras abdominales que el propio abdominal.

 
 

Aumenta el autocontrol y la autoestima.

Al aprender a respirar y a mantener la concentración reduce el estrés, lo que repercute muy positivamente en todos los aspectos metabólicos y psicológicos.

Al ser un ejercicio en que se trabaja tanto la mente como el cuerpo, con el tiempo el alumno llega a tener un conocimiento muy alto de su cuerpo, de sus sensaciones. Este conocimiento ayuda a conocerse a uno mismo, lo que repercute en las relaciones con los demás y en la filosofía de la vida, siendo más positivos.

Al reducir las tensiones musculares, al aumentar la flexibilidad y la agilidad, al reducir el estrés junto con el aprendizaje del control de la concentración y la respiración, todo esto hace que se pueda dormir mejor.

 
 

Como toda gimnasia el propio hecho de tomar la decisión de empezar y el esfuerzo de ir a las clases supone un avance claro en la forma de verse a sí mismo, por lo que si se ha tomado la decisión de empezar Pilates, significa que existe una motivación por “cambiar”. Momento propicio para iniciar en otras buenas costumbres, como mantener una dieta sana, dejar de fumar si fumabas, beber el menor alcohol posible.

Texto: Rubenis González / @RubenisG

 

 
 

PANAMÁ 2015